Nos han estado tomando el pelo durante años.

No han entrado por las alcantarillas. Lo han hecho por la puerta grande; con las referencias necesarias para ganarse la simpatía y el favor de los peces gordos, que algo habrían visto en esos elementos que hoy llenan los periódico y los telediarios.

Nos han desplumado.

GuantesNo sé cuánto sumarán todos los dineros públicos que se han llevado esos tipos tan “glamurosos”, pero seguro que muchas empresas y muchísimos puestos de trabajo habrían tenido una oportunidad de la que han carecido.

Muchos de quienes necesitaban y necesitan una atención sanitaria especial, habrían tenido una posibilidad que se esfumó.

Muchos de los que ahorraban para su jubilación, habrían tenido la ocasión de disfrutarla y muchos jóvenes que necesitaban una beca o un préstamo al honor para terminar sus estudios podrían haber cumplido sus sueños.

Esos tipos tan importantes, son los que han generado el gran problema, la gran decepción de tanta gente y no se han equivocado, no. Las decisiones que tomaron estaban muy bien pensadas.

Decían defender el interés general, pero sólo buscaban forrarse..

No les bastaba un buen sueldo, excesivo en casi todos los casos que van saliendo para el nivel de competencia que “acreditaban”. Ellos se merecían más y el premio estaba en ese 2, 3 o 10 % que se quedaba entre sus manos de ilusionistas.

Esas manos sucias, pero cubiertas de los guantes blancos que visten los tipos con clase, son las que hoy leemos los españoles y nos producen nauseas.

EDM