Nuestra cruda realidad

Ayer habló Rajoy. A diferencia de aquellos discursos sobrados de complicidad, sonrisas, optimismo [...]